Investigar jugando: Crowdsourcing y videojuegos

Autor: Guido Santos Rosales
Ilustración: Eduardo Puyol

Si bien los primeros videojuegos aparecieron en la década de los años 50 no se popularizaron realmente hasta los años 70. Desde entonces se han transformado en una de las opciones de ocio más importantes y a las que más tiempo se les dedica. En España son la principal fuente de ocio audiovisual, por encima del cine, el teatro y la música hasta el punto de que existen modelos de negocio consolidados basados en los videojuegos. Indicativo de su impacto social es la figura del gamer que es perfil profesional más, al que miles de jóvenes se acogen, capaz de conseguir millones de visualizaciones en plataformas como Youtube o Twitch. En esta misma línea ha surgido el concepto de los eSports o deportes electrónicos, que ha alcanzado ya la consideración de un deporte al mismo nivel que los clásicos. 

En este contexto surgen los “juegos serios”. Un juego serio es aquel que no tiene como único propósito el entretenimiento. Un ejemplo es el uso de los videojuegos como recurso educativo. Pero también pueden servir para otros propósitos menos conocidos como es el crowdsourcing. El término crowdsourcing puede traducirse a partir de los dos vocablos ingleses que lo componen. Crowd significa grupo de personas, muchedumbre y sourcing abastecimiento, suministro: se trata pues de suministrar través de un grupo de personas. ¿Suministrar qué? Pues precisamente uno de los bienes más valorados actualmente: información. Mediante la realización de pequeñas tareas un grupo de personas puede encontrar información valiosa, ya sea para una empresa, para un gobierno o para un grupo de investigación. La clave de esta estrategia es el incentivo de los participantes para realizar la tarea. Y es aquí donde entra la dimensión lúdica: el juego actúa como atractor motivacional para la participación en la tarea que genera la información.

Esta estrategia de investigación se puede aplicar, y se ha aplicado ya, en varios campos de investigación científica. Existen videojuegos diseñados precisamente para obtener información, información que eventualmente deviene en conocimiento. El español Miguel Luengo Oroz y su equipo desarrollaron un juego cuyo objetivo es el diagnóstico rápido de la malaria, de aplicación en países sin recursos, el MalariaSpot. Aquí los jugadores deben identificar, en una serie de imágenes de muestras de sangre reales, la localización del parásito responsable de la malaria. No es una tarea fácil ya que los parásitos se confunden con otras células que presentes en la sangre. Un profesional médico entrenado puede diagnosticar la malaria a partir de imágenes de este tipo, pero no todos los países en donde la malaria está presente disponen de estos recursos. Los creadores del juego llevaron a cabo un estudio con su juego y probaron que 22 jugadores sin experiencia médica pueden proporcionar información suficiente para realizar un diagnóstico preciso, indistinguible del que haría un profesional médico.

El potencial del crowdsourcing en ciencia radica en la capacidad de nuestro cerebro para procesar información que requiere el reconocimiento de patrones, tarea para la que, de momento, los seres humanos somos mejores que las máquinas o los algoritmos. Algoritmos como los que se usan para distinguir personas de programas informáticos, y que se basan en reconocimiento de patrones complejos, los conocidos Captcha, que nos preguntan si somos un robot mientras navegamos por internet.

El juego serio de referencia que sirvió para aplicar nuestra capacidad de identificar patrones complejos a objetivos de investigación es Foldit. En este se propone a los jugadores una molécula de proteína, sin forma definida, que el jugador debe deformar hasta hacerle adquirir su forma más sencilla y parsimoniosa. Recopilando y relacionando las propuestas de cientos de jugadores permitió conseguir propuestas de estructura tridimensional de muchas proteínas para la que se pudo comprobar que coincidían con las que se obtuvieron mediante técnicas cristalográficas avanzadas y complejos dispositivos instrumentales como el sincrotrón Alba

Otro juego serio con el que podemos contribuir a la ciencia aprovechando esta habilidad que nos distingue de los robots es Eyewire. Eyewire propone a los jugadores identificar neuronas en muestras de microscopía. La información proporcionada puede utilizarse para reconstruir la distribución de las neuronas en un tejido tridimensional. Esta es una tarea que sin el uso de crowdsourcing requiere de complicados algoritmos, incapaces todavía de compararse en resultados a los que pueden obtener  unas pocas decenas de personas. 

Una de las áreas de investigación en la que la urgencia es extrema es en la búsqueda de nuevos tratamientos contra enfermedades. La mayor parte de los fármacos de los que disponemos hoy han sido descubiertos por ensayo y error de productos naturales o por modificación de algunos de estos. Pero esta estrategia es lenta, cara y por ello poco eficaz. Necesitamos otra estrategia de búsqueda nuevos fármacos. Una posibilidad es la utilización de los juegos serios. Es el caso de Play to Cure: Genes in Space, un juego desarrollado por el Cancer Research de Reino Unido que tiene como objetivo encontrar nuevos tratamientos contra el cáncer. De aspecto espacial, mientras se juega no se tiene la impresión de estar contribuyendo a la investigación biomédica. Pero detrás a través de juego detectan mutaciones en el ADN de tumores: las decisiones que el jugador toma ante cambios en el entorno se traducen al lenguaje de genético y contribuye así a la búsqueda de dianas genéticas sobre la que actúen los nuevos fármacos contra el cáncer.

Jugando, pasándolo bien, se puede contribuir al avance de la ciencia y ¡sin necesidad de ser una científica! Y quién sabe si gracias a esa jugada maestra que hiciste el último domingo por la tarde desde el sofá de tu casa has ayudado a encontrar una solución a un gran problema.

\medadsFILESERVICEwiss-deusersantosgoMy-DATADesktopBacteria.png
\medadsFILESERVICEwiss-deusersantosgoMy-DATADesktopVirus.png

Cuestión de tiempo

Aquello que era argumento de películas de ciencia ficción, puede llegar a ser noticia real en los informativos de todos los canales de televisión, en la prensa escrita y las emisoras de radio. Fenómenos como agujeros negros que chocan entre sí o estrellas de neutrones capaces de generar ondas en la ‘malla espacio-tiempo’ son más […]

Así es un animalario por dentro

Los procesos biológicos son extremadamente complejos; desde el funcionamiento interno de una célula hasta el movimiento de un brazo requieren de una concatenación de efectos que se despliegan a modo de fichas de dominó, una especie de reacción en cadena abrumadoramente difícil de entender. Para poder abordar esta complejidad las mujeres y hombres de ciencia  […]

La invasión de los contaminantes

En los últimos años ha desembarcado en nuestra sociedad un nuevo miedo irracional. A la fobia al Wifi o las antenas móviles se suma el miedo a la Química. No es difícil encontrar en el lineal del supermercado productos que se anuncian como “libres de químicos” o “sin química”. Esto nos puede hacer llevar a […]

Dime cómo están tus tripas y te diré cómo va la cabeza

Sin querer quitar protagonismo al corazón (que ya ocupa las portadas de las revistas) y el músculo (que levanta pasiones), el cerebro es el órgano más importante del organismo. Sin el correcto funcionamiento del mismo, sería imposible efectuar la mayor parte de las funciones que desempeñamos cotidianamente, desde las que aparentemente nos parecen más sencillas […]

Emmy Noether

Edith Padrón: “Emmy Noether tuvo claro que el desarrollo de la Ciencia no debía apuntar a grandes nombres propios” Edith Padrón es profesora titular del Departamento de Matemáticas, Estadística e Investigación Operativa de la Universidad de La Laguna y apasionada de la divulgación. Pertenece al Grupo de Geometría Diferencial y Mecánica Geométrica y, además de […]

Tres investigadoras, tres vivencias, tres mujeres

Para esta edición de Hipótesis, dedicada monográficamente al papel de la mujer en la Ciencia, quisimos dialogar con tres investigadoras de la Universidad de La Laguna que están en tres momentos diferentes de su carrera. Para ello organizamos un encuentro entre una estudiante de doctorado, una profesora y una catedrática de la Universidad de La […]

Eres despreciable

Hoy en día no tememos a las constantes universales, pero hace aproximadamente doscientos años muchas de ellas nos eran del todo desconocidas. Ahora bien, uno no se levanta un día y piensa en un número tan hermoso como la constante de gravitación universal, G ≈ 6.674 x 10-11 Nm2/kg2. No. Para dar con ellas, la […]

Transgénicos: Los primeros 25 años.

Los primeros alimentos transgénicos llegaron hace 25 años a los supermercados de Estados Unidos. Es un buen momento para reflexionar sobre lo que han supuesto, sus beneficios, y toda la polémica que hay alrededor de ellos.  Cuando le preguntamos a la gente sobre transgénicos, es probable que nos diga que son unos alimentos peligrosos o […]

La Paradoja del Fuego

Un axioma que se debería aplicar cualquier ciudadano que deseara estar bien informado tiene que ver con mantener un saludable escepticismo ante las informaciones que nos llegan desde las redes sociales, sobre todo de aquellas que tienen muchas visitas y reenvíos. No pudo imaginar Jean François Revel cuan visionario llegaría a ser su ensayo “El […]

Lo que oímos y lo que escuchamos

A menudo nos reímos de los japoneses por pronunciar /r/ como /l/. Recuerdo un viejo chiste, un tanto irreverente, donde un japonés protestaba diciendo “los perros del Curro no me dejan dormir” pero al “estilo” japonés, y el otro le contestaba, “…pues si te molestan, arráncatelos”. En japonés el contraste entre esos dos sonidos no […]

Los detectives del pasado

El detective de homicidios llega a la casa, es la escena de un crimen. Entra con cuidado, situando casa pisada allí donde no pueda comprometer una prueba. Aunque todo es muy reciente hay que averiguar qué sucedió. Los objetos que están tirados por el suelo sugieren una pelea y los cristales rotos de la ventana […]

text