Dime cómo están tus tripas y te diré cómo va la cabeza

Autora: Raquel Marín
Fotografía: Miguel Ventura

Sin querer quitar protagonismo al corazón (que ya ocupa las portadas de las revistas) y el músculo (que levanta pasiones), el cerebro es el órgano más importante del organismo. Sin el correcto funcionamiento del mismo, sería imposible efectuar la mayor parte de las funciones que desempeñamos cotidianamente, desde las que aparentemente nos parecen más sencillas como mantener una postura erguida o sentir los cambios de temperatura, hasta los más sofisticados en los que viajamos con la mente a lugares paradisiacos, o esbozamos unos inspirados trazos de pincel sobre un lienzo en blanco. 

A pesar de su importancia vital, las personas sabemos en general muy poco sobre sus características y funcionamiento. Incluso circulan sobre el cerebro ciertos mitos (“neuromitos”) respecto a su actividad y propiedades. Muchas personas se sorprenden al saber que el cerebro funciona al 100% de su rendimiento las 24 horas del día, que no hay dos cerebros idénticos, que las diferencias cerebrales entre géneros no son tan evidentes como se suele creer, o que este órgano fascinante sigue evolucionando en la etapa adulta. 

Uno de los aspectos más desconocidos y más relevantes en la investigación científica es el papel esencial que el intestino, el “segundo cerebro” desempeña para el cerebro. En particular, la microbiota intestinal es la gran aliada para una correcta función y actividad cerebrales. La microbiota hace referencia a los aproximadamente 100 trillones de microorganismos de unas 1.000 especies distintas que habitan en el intestino. Resulta vertiginoso imaginar que, toda reunida, la microbiota representa aproximadamente unos 2 kilos del peso de nuestro organismo. La población de microorganismos intestinales puede variar con la edad o cuando adoptamos dietas selectivas estrictas (veganas, carnívoras, paleolíticas, etc). En una persona sana con una dieta estable no-selectiva del tipo dieta mediterránea (es decir, con una proporción de pescados, legumbres y verduras, frente a carne rojas, lácteos y bollería), la microbiota es bastante estable en su composición. De esta manera se conservan las funciones esenciales del intestino. ¡También las funciones del cerebro! 

Los microorganismos intestinales son esenciales para la salud mental, hasta el punto de que es difícil imaginar un cerebro sano con una microbiota deficiente o desproporcionada. Los microorganismos intestinales se encargan de fabricar numerosos nutrientes  que el cerebro no produce, pero que necesita para su funcionamiento. Por ejemplo, la población microbiana proporciona vitaminas (vitaminas B y D) o ácidos grasos de cadena corta (ácido acético, ácido butírico y ácido propiónico) que el cerebro utiliza. También participa en la fabricación de aminoácidos (la unidad más pequeña a partir de los cuales se forman las proteínas). Con los aminoácidos también se fabrican los neurotransmisores encargados de la comunicación entre las neuronas del cerebro. Sin los neurotransmisores, nuestro cerebro sería “mudo” e inerte.

Otro aspecto de la relación cerebro-intestino que genera en el momento actual mucha prensa científica hace referencia a la comunicación directa que existe entre la microbiota y las células inmunitarias que velan por la defensa de la integridad cerebral, y lo protegen frente a la inflamación y la enfermedad. La relevancia de esta actividad es enorme, ya que la inflamación es un factor patológico común de muchas neuropatologías, como son el alzhéimer, el parkinson, la esclerosis múltiple y el autismo. Por consiguiente, no es de extrañar que en personas que sufren estas enfermedades se observen también alteraciones en la microbiota intestinal.

Gracias a estos nuevos hallazgos sobre el papel del intestino en la salud cerebral, se están buscando nuevas vías de esperanza en enfermedades tan devastadoras y frecuentes en la población de mayor edad, como son el alzhéimer y el parkinson. Estas neuropatologías no tienen todavía cura. Por ello, se están incorporando nuevas estrategias terapéuticas para intentar atajar de manera secundaria los posibles desequilibrios del “segundo cerebro”, de manera a restaurar el equilibrio de la microbiota intestinal. Estas terapias orientadas a la salud intestinal y cerebral se basan en tres estrategias distintas:

  1. Incorporar suplementos de probióticos, es decir, suministrar mezclas de microorganismos vivos para equilibrar la microbiota intestinal.
  2. Tratar con antibióticos antimicrobianos para evitar microorganismos intestinales que estén en exceso y volver así a un equilibrio saludable.
  3. Trasplantar microorganismos intestinales de una persona sana a una persona enferma, con el objetivo de reponer en el paciente la microbiota desequilibrada.

Todavía queda mucho camino científico por recorrer en el desarrollo de estas estrategias, si bien el tratamiento con mezclas concretas de microorganismos parece estar dando sus frutos. Algunas mezclas de probióticos intestinales son beneficiosas para la depresión, la ansiedad, el estrés, el insomnio y estabilizar el estado de ánimo. Por otra parte, algunos antibióticos específicos parecen reducir problemas de bajo rendimiento intelectual, y alivian síntomas de estrés nervioso. En el caso de los trasplantes de microbiota fecal ya existen algunos resultados prometedores en algunos casos de pacientes con parkinson, alzhéimer o esclerosis múltiple, con una mejoría tanto en el cerebro como en el intestino. Sin embargo, es una línea que todavía está en fase de desarrollo y requerirá conocer de manera más específica las posibles alteraciones de los microorganismos en los pacientes.

En definitiva, no cabe duda alguna de que la relación del cerebro con el intestino es mucho más determinante y compleja de lo que se creía hace unos años. Si además tenemos en cuenta que el alimento que ingerimos tiene un impacto directo sobre la proliferación de unos microorganismos intestinales u otros, podremos concluir que ahora más que nunca se confirma el dicho de que “somos lo que comemos”. Más aún, el cerebro siendo uno de los principales responsables de nuestras emociones, deseos y tendencias, también podríamos afirmar que además “comemos de lo que somos”. Pero, eso sería objeto de otro artículo. Por el momento, escuchemos las voces de las entrañas para mantener la mente en forma.

Cuestión de tiempo

Aquello que era argumento de películas de ciencia ficción, puede llegar a ser noticia real en los informativos de todos los canales de televisión, en la prensa escrita y las emisoras de radio. Fenómenos como agujeros negros que chocan entre sí o estrellas de neutrones capaces de generar ondas en la ‘malla espacio-tiempo’ son más […]

Así es un animalario por dentro

Los procesos biológicos son extremadamente complejos; desde el funcionamiento interno de una célula hasta el movimiento de un brazo requieren de una concatenación de efectos que se despliegan a modo de fichas de dominó, una especie de reacción en cadena abrumadoramente difícil de entender. Para poder abordar esta complejidad las mujeres y hombres de ciencia  […]

Investigar jugando: Crowdsourcing y videojuegos

Si bien los primeros videojuegos aparecieron en la década de los años 50 no se popularizaron realmente hasta los años 70. Desde entonces se han transformado en una de las opciones de ocio más importantes y a las que más tiempo se les dedica. En España son la principal fuente de ocio audiovisual, por encima […]

La invasión de los contaminantes

En los últimos años ha desembarcado en nuestra sociedad un nuevo miedo irracional. A la fobia al Wifi o las antenas móviles se suma el miedo a la Química. No es difícil encontrar en el lineal del supermercado productos que se anuncian como “libres de químicos” o “sin química”. Esto nos puede hacer llevar a […]

Emmy Noether

Edith Padrón: “Emmy Noether tuvo claro que el desarrollo de la Ciencia no debía apuntar a grandes nombres propios” Edith Padrón es profesora titular del Departamento de Matemáticas, Estadística e Investigación Operativa de la Universidad de La Laguna y apasionada de la divulgación. Pertenece al Grupo de Geometría Diferencial y Mecánica Geométrica y, además de […]

Tres investigadoras, tres vivencias, tres mujeres

Para esta edición de Hipótesis, dedicada monográficamente al papel de la mujer en la Ciencia, quisimos dialogar con tres investigadoras de la Universidad de La Laguna que están en tres momentos diferentes de su carrera. Para ello organizamos un encuentro entre una estudiante de doctorado, una profesora y una catedrática de la Universidad de La […]

Eres despreciable

Hoy en día no tememos a las constantes universales, pero hace aproximadamente doscientos años muchas de ellas nos eran del todo desconocidas. Ahora bien, uno no se levanta un día y piensa en un número tan hermoso como la constante de gravitación universal, G ≈ 6.674 x 10-11 Nm2/kg2. No. Para dar con ellas, la […]

Transgénicos: Los primeros 25 años.

Los primeros alimentos transgénicos llegaron hace 25 años a los supermercados de Estados Unidos. Es un buen momento para reflexionar sobre lo que han supuesto, sus beneficios, y toda la polémica que hay alrededor de ellos.  Cuando le preguntamos a la gente sobre transgénicos, es probable que nos diga que son unos alimentos peligrosos o […]

La Paradoja del Fuego

Un axioma que se debería aplicar cualquier ciudadano que deseara estar bien informado tiene que ver con mantener un saludable escepticismo ante las informaciones que nos llegan desde las redes sociales, sobre todo de aquellas que tienen muchas visitas y reenvíos. No pudo imaginar Jean François Revel cuan visionario llegaría a ser su ensayo “El […]

Lo que oímos y lo que escuchamos

A menudo nos reímos de los japoneses por pronunciar /r/ como /l/. Recuerdo un viejo chiste, un tanto irreverente, donde un japonés protestaba diciendo “los perros del Curro no me dejan dormir” pero al “estilo” japonés, y el otro le contestaba, “…pues si te molestan, arráncatelos”. En japonés el contraste entre esos dos sonidos no […]

Los detectives del pasado

El detective de homicidios llega a la casa, es la escena de un crimen. Entra con cuidado, situando casa pisada allí donde no pueda comprometer una prueba. Aunque todo es muy reciente hay que averiguar qué sucedió. Los objetos que están tirados por el suelo sugieren una pelea y los cristales rotos de la ventana […]

text